Como ya sabes, el carácter y la personalidad del vino dependen de múltiples factores como el clima o el suelo. Estas influencias pueden determinar la calidad final de las uvas y el color y sabor final del vino. Si quieres comprender mejor este proceso, hoy descubriremos las partes de la uva y las funciones que desarrolla cada una.

  • Hollejo: el hollejo o la piel contiene todos los nutrientes, representa alrededor del 20% de la masa total de la uva y protege su zona interior. Al principio, esta parte es verde y se convierte en amarilla o roja durante su maduración y envero. Tiene los pigmentos que añaden color al vino, ya que la piel retiene los polifenoles. Los taninos que podemos encontrar en el hollejo son responsables de la textura y estructura del vino tinto.
  • Pulpa: la pulpa representa sobre tres cuartas partes del peso de la uva. Está principalmente compuesta por agua, donde encontraremos azúcares, algunos ácidos y otros nutrientes. Los azúcares, como la glucosa y la fructosa, son esenciales para la correcta elaboración del vino. En primer lugar, las levaduras transforman este elemento en alcohol durante el proceso fermentativo. En segundo lugar, los azúcares contribuyen al sabor y dulzura del vino. La pulpa contiene ácido málico, tartárico y cítrico, que añaden carácter y añaden a la conservación natural del vino.
  • Pepitas: podemos encontrar entre una y cuatro pepitas dentro de una uva, que representan hasta el 5% de su masa. Las semillas tienen un alto contenido en taninos y aceites y son la vía reproductiva de la vid. Si las uvas se recogen antes de que hayan madurado, las semillas dejan un sabor amargo y astringente en el vino.
  • Raspón: el raspón es la pequeña parte que une la uva con la planta. Además de su función estructural, el raspón permite que los nutrientes fluyan desde la vida al fruto.
  • Pruina: la fina capa de cera que cubre la cutícula de la piel se conoce como pruina. Contiene las levaduras que actúan durante la fermentación natural y también protege la uva para evitar su degradación y deshidratación.

Como puedes ver, las uvas contienen sustancias clave para el correcto desarrollo del proceso fermentativo y, por tanto, para conseguir el vino que te gustaría. Es por esto que deberías conocer todo lo que ocurre con ellas. ¿Cómo puedes conseguir información completa sobre lo que se esconde en las uvas? Un Test Wineseq es la mejor herramienta para desvelar todos los datos desconocidos.