El vino mexicano puede resultar desconocido para algunas personas, pero lo que tal vez no saben es que México es una de las regiones con más recorrido en todo el norte de América. ¿Quieres conocer más? Te contamos su historia y sus puntos fuertes.

La elaboración del vino en México comenzó en el siglo XVI cuando los españoles trajeron vides de Europa. Este fue un esfuerzo por modernizar la agricultura del país. En 1597 apareció la primera bodega mexicana, Casa Madero. Pero el avance de la viticultura en México se vio frenado por la prohibición establecida en 1699 que vetaba la producción de cualquier tipo de vino que no fuese el destinado a las actividades eclesiásticas. Pero después de la Independencia, la vinificación pasó a estar de nuevo permitida, y la producción comenzó a aumentar nuevamente. Desde 1980, la calidad del vino es cada vez mejor. Pero el consumo de vino no está muy extendido en México, y hoy en día un 80% del vino que se produce en México se exporta a Europa y Estados Unidos.

Las principales variedades de uva producidas en México son Cabernet Sauvignon, Carignan, Merlot, Chenin Blanc, Muscat Blanc, Tempranillo y Nebbiolo. Está claro que la influencia europea en los vinos mexicanos es clara, ya que algunas de sus principales variedades provienen de la viticultura española, francesa o italiana.

Las principales regiones vitivinícolas del país son Baja California y Sonora, La Laguna y la Región Central. El área norte es la más promocionada en México, se corresponde con Baja California y Sonora, y produce el 90% del vino mexicano. La Laguna es la más cálida, por lo que es el área donde los vinos tienen notas más picantes. En esta área podemos encontrar el Valle de Parras, una zona con su propio microclima con una característica importante, la humedad es muy baja, por lo que la posibilidad de sufrir enfermedades fúngicas es baja. La última área, pero no por ello menos importante, es la región central. Esta es una zona en la que los viñedos se encuentran en altitudes muy elevadas (2000m) y es muy conocida por producir vinos espumosos.

Aunque la cerveza y el tequila son las bebidas por excelencia del país, el vino toma cada vez más en México y ya se está posicionando como una verdadera bebida de calidad.